Traduzca la página
CEREBRO Y SEXO

EL CEREBRO COMO ORGANO SEXUAL

                             

El cerebro juega un papel fundamental en el bienestar sexual y es el responsable del placer, pero también de las principales disfunciones.

Hace 500 años Leonardo da Vinci refiriéndose a la rigidez del pene, afirmaba que éste tenía mente propia: "El pene no obedece órdenes de su maestro y se endurece o se pone flácido según su propia voluntad, incluso se endurece mientras su amo duerme". Da Vinci fue el primer científico que reconoció que durante la erección el pene –y también el clítoris- se llenaba de sangre. Pero se equivocaba otorgándole voluntad propia al aparato genital.


En realidad, hoy sabemos que es el encéfalo el que rige la conducta erótica del ser humano, desde los impulsos primitivos, hasta las sensaciones libidinosas más elaboradas. Los genitales están bajo el control preciso del sistema nervioso. Cualquier alteración de las vías nerviosas que conectan el pene con el sistema nervioso central, se traduce en graves problemas de su erección, por ejemplo.


En la actualidad los investigadores están cada vez más seguros de que el órgano sexual más importante es el cerebro. Éste es el responsable de ordenar la producción y regular la cuantía de las sustancias químicas determinantes para la vida sexual. Desde el cerebro parten también los procesos de estimulación, los impulsos y mecanismos eróticos, a través de conductos y terminaciones nerviosas, sanguíneas, linfáticas, etc. No obstante, gran parte de la población masculina desconoce que su salud sexual depende en gran medida de su sistema nervioso.


De hecho, según se desprende de la II Encuesta Nacional sobre Salud del Hombre y Andropenia, el 83,4% de los hombres de entre 40 y 79 años presentan algún síntoma relacionado con el Hipogonadismo de Inicio Tardío (HIT) –disminución progresiva de la producción de testosterona- lo que afecta a su calidad de vida sexual.
 Especialmente a la parte que hace referencia a la libido (el deseo sexual), que actúa como estímulo de las relaciones y cuya intensidad se ve reducida como consecuencia de la disminución de cantidades de la hormona masculina.


Las investigaciones sobre los factores que inciden en el deseo y en la respuesta sexual han determinado que el verdadero órgano sexual es el cerebro, no los genitales. “El mayor y más potente órgano sexual no está entre las piernas de hombres y mujeres, sino detrás de las orejas”, ha dicho John Money, neuroendocrinólogo de la Universidad John Hopkins de Baltimore (EE.UU.).
 Es decir, los genitales serían meros órganos de evacuación de líquidos de no ser porque el cerebro incide sobre ellos enviándoles estímulos hormonales y mensajes eléctricos que alteran nuestros instintos.

Por ejemplo, una descarga de feniletamina cerebral puede llevar a la lujuria. Del mismo modo, determinados sabores, olores e incluso sonidos pueden estimular o potenciar el gozo sexual.

La disfunción eréctil es una de las principales disfunciones sexuales masculinas. El proceso de la erección es el resultado de una serie de eventos en los que interviene el sistema nervioso central.

Diversos estímulos sensoriales (vista, olor o tacto) despiertan la excitación, y desde el cerebro parten señales que inducen la erección. Por ello es primordial que no haya un descenso significativo de la libido, porque el deseo sexual está en la génesis del proceso de estimulación que provoca la erección.


 Según se recoge de la literatura médica, si disminuye el nivel de testosterona uno de sus probables efectos será el descenso de la libido, junto con otras alteraciones de la sexualidad.

 

Viajes y salud.
Noticias
Con una analítica de sangre, podrán detectar en un cáncer de mama. El riesgo de metástasis, en 3 años antes. Identifica ADN circulante con la &...
Un hallazgo casual que puede cambiar la medicina contra el cáncer. Por casualidad, científicos británicos han identificado una proteína que ...
Hoy 8 de marzo del 2015 se celebra el Día Internacional de la Mujer.   El Día Internacional de la Mujer es un buen momento para reflexionar y...
Joven de 16 años inventa sensor para detectar cáncer en cincos minutos A los 15 años, Jack Andraka, un estudiante estadunidense de secundaria...
Curar el cáncer ha sido, es y seguirá siendo la gran batalla perdida del ser humano. O no. Unos científicos israelíes han anunciado que están a u...
Todo empezó hace unos 8 meses. El 14 de enero, mi marido y yo fuimos a nuestra primera consulta de Reproducción Asistida. Llevamos 4 años intentand...
© Mujer y Vida (2011)