Traduzca la página
Problemas sexuales en el hombre

Problemas sexuales en el hombre

hombre_mujer_y_vida.jpg


Problemas de excitación sexual en el hombre, la impotencia

Ayuda y consejos sobre este tema.
Lo habitual en este tema de los trastornos de la excitación sexual en el hombre es conocerlo con el nombre de impotencia, pero el término impotencia parece que lleva consigo una serie de connotaciones negativas, por ello nosotros hablaremos de problemas e excitación en el hombre.
Nos encontramos ante el problema con mayor porcentaje de todos los relacionados con el tema sexual de los hombres.

Determinado estudios nos informan de que aproximadamente el 50% de los hombres han tenido algún periodo de su vida en el cual han experimentado un tipo de impotencia más o menos transitoria, dependiendo del hombre en cuestión.

Los problemas de excitación o de erección en el hombre, como hemos visto, son más normales de lo que aparentemente pueda parecer, lo que ocurre es que no se suele hablar abiertamente de ellos, pueden representar un problema para el hombre que los tiene y no le resulta fácil a muchos hombres hablar sobre ello. Pero no debemos olvidar que son los problemas sexuales más frecuentes por lo que debería tratarse con más normalidad de lo que se hace actualmente.

 Teniendo en cuenta que muchos de los casos se trata de periodos de impotencia de forma transitoria, es decir que una vez que el hombre vuelve a su vida normal, la impotencia desaparece. Normalmente suele ser debido a momentos de estrés en su vida.

Una de las variables más claras que repercute en estos problemas es la edad del sujeto, según varios estudios se ha comprobado que a mayor edad, aumentan los problemas de erección, alrededor de los 60 años ya hay una incidencia de un 20% aproximadamente que se eleva a un 75-80% a partir de los 80 años.

Algo muy importante a tener en cuenta es que no todos somos iguales y por ello es muy importante diferenciar cada caso, no es lo mismo lo que me esté ocurriendo a mi que al vecino del quinto.

A parte del momento actual que nos encontremos en nuestra vida, hay hombre que dan mucha importancia a mantener el coito en todas las relaciones sexuales que mantengan, de modo que pueden exagerar en caso de que en algún momento no lleguen a conseguir una erección que crean adecuada.

 Pero también hay hombres que pasando por el caso anterior, que alguna vez no sea lo esperable, no les supone ningún problema.
Lo que queremos decir es que ante la misma situación para algunos será un problema y para otros será algo normal.  Aunque realmente existen caso con verdaderos problemas de impotencia, en los que no se ha podido realizar ninguna penetración a lo largo de su vida, aunque sí consiguen una erección normal durante la masturbación.
 Hay otros casos en los que han podido mantener relaciones satisfactorias pero con alguna pareja en particular presentan problemas.
En definitiva, se presenta una variación grande en este tipo de problemas y mucho más si añadimos a todo esto las diferencias psicológicas y personales de cada uno.

¿Qué se entiende por falta de excitación en un hombre? (impotencia)
 Se entiende por falta de excitación en un hombre o impotencia, más conocida por este éste último, cuando un hombre es incapaz de conseguir o de mantener su erección el tiempo necesario como para poder realizar el coito y posteriormente eyacular. Es necesario que esto ocurra al menos el 75% de las veces que lo intenta. (Kilmann y Auerbac, 1979)
Otra de las definiciones nos dice que un hombre es impotente cuando no es capaz de conseguir o mantener una erección de calidad suficiente como para alcanzar con éxito una relación de coito. (Master y Jonson, 1970)
Aproximadamente vemos que todas las definiciones que nos podemos encontrar de los problemas de excitación sexual, de impotencia, son prácticamente similares.
Tras el seguimiento y estudio de diferentes casos se ha podido diferenciar claramente dos grandes grupos dentro de las causas de la impotencia, una de tipo biológico y el segundo grupo de tipo psicológico, como ya habíamos adelantado en el apartado general sobre la impotencia.

Criterios diagnósticos del trastorno de excitación sexual en el hombre. DSM-IV
Los criterios diagnósticos que nos proporciona el DSM-IV, no sólo nos informa de cuáles son las características determinantes del problemas, si no que también da importancia al tipo del que se trata, es decir, saber si es transitorio o por el contrario el hombre lo ha experimentado desde siempre…Todo esto se realiza para poder diferenciar el tratamiento que se da en un caso determinado.

Por tanto, nos encontraremos con estos criterios de diagnóstico:

A. Incapacidad, persistente o recurrente, para obtener o mantener una erección apropiada hasta el final de la actividad sexual.

B. La alteración provoca malestar acusado o dificultades de relación interpersonal.

C. El trastorno eréctil no se explica mejor por la presencia de otro trastorno (que no sea disfunción sexual) y no es debido exclusivamente a los efectos fisiológicos directos de una sustancia (por ejemplo, drogas o fármacos) o a una enfermedad médica.
Para especificar el tipo de trastorno de excitación sexual se debe indagar hasta lo más que se pueda, para estudiar las posibles soluciones.
 De este modo:

Especificar si es: De toda la vida Adquirido.
Especificar: General Situacional
Especificar si es debido a:
1. Factores psicológicos
2. Factores combinados
Factores del trastorno de excitación masculina

Nos encontramos dos grandes grupos dentro de los problemas de excitación masculina, uno es de tipo biológico y el otro de tipo psicológico.


Factores biológicos que afectan a la excitación masculina

Las causas orgánicas son mucho más importantes de lo que al principio se estimaba, se ha comprobado que hasta un tercio de todos los problemas de excitación sexual pueden tener un origen de tipo orgánico.
Los problemas biológicos más comunes, según su incidencia, sería:


• Trastornos de tipo arterial o vascular en la zona genital.

• Algún tipo de lesiones neurológicas fundamentalmente en los nervios pélvicos.
• Enfermedad de Varicoceles.
• La diabetes y otras enfermedades que a determinados niveles de gravedad pueden tener como problemas secundarios problemas de erección.
• Uso y abuso de drogas, al igual que uso habitual de determinados productos fármacos (como antidepresivos, hipotensores…)
• Priapismo.
• Enfermedad de Peyronie.

Factores psicológicos que afectan a la excitación masculina
Las causas psicológicas con las más habituales en el tema de la impotencia, además son muy importantes a la hora de ver las causas que mantienen este problema.

Cuando se comienza a pensar en la necesidad de tener una buena erección, mantenerla el mayor tiempo posible llegando de forma óptima a la finalización del acto sexual y para más querer satisfacer plenamente a su pareja, es cuando empieza uno a obsesionarse para ver si es capaz o no, con lo que comienzan las presiones y seguido a esto aparece una ansiedad por el tema que es la causante de todo lo contrario a lo que se desea, la impotencia.

 Esto se incrementa si en alguna ocasión no lo ha conseguido, ya que comienzan a aparecer inseguridades y la ansiedad aumenta.
Por supuesto si se tiene una vida estresada la impotencia también aparecerá ya que se tiene cansancio tanto físico como mental y esto afecta de forma negativa en la excitación sexual.

Otro punto muy importante son las creencias de la persona y su forma de pensar sobre el tema del sexo.
Tratamiento terapéutico recomendado para la disfunción eréctil.

Terapia recomendada para la disfunción eréctil.
Si descartamos que el problema venga originado por alguna causa orgánica, nos centraremos en una terapia cuyo objetivo sea conseguir que el paciente tenga una erección o que consiga mantenerla hasta el momento del orgasmo.

Otro punto importante a tratar sería la eliminación de la ansiedad que pueda tener el hombre que padece este problema.
Una vez eliminada la ansiedad que experimenta a determinadas situaciones y pensamientos, se pasaría un volver a conseguir la confianza que ha perdido.
Por supuesto como se ve, la terapia necesita del aporte e interés del paciente, es decir, que cuanto más ponga de su parte realizando los ejercicios pertinentes, más probable que llegue cuanto antes a la resolución de su problema.


¿Qué causa la disfunción eréctil?
Cualquier trastorno físico o emocional que interfiera con el deseo sexual, el flujo de sangre o las señales neurológicas al pene puede causar DE.


Las causas más comunes de DE son los trastornos que afectan los vasos sanguíneos y la circulación de la sangre al pene, tales como el endurecimiento de las arterias (ateroesclerosis) asociado con la diabetes, obesidad, el uso de tabaco, la presión arterial alta y el colesterol elevado. Por eso, la DE puede indicar otros problemas serios de salud.
 Algunos medicamentos (antidepresivos, pastillas para dormir y los que se usan para tratar la presión alta, el dolor o el cáncer de la próstata), el alcohol y las drogas ilegales a menudo causan disfunción eréctil.


Entre otras causas comunes de la disfunción eréctil se encuentran:
• Pérdida del deseo sexual por causa de depresión, ansiedad, enfermedades cerebrales (un derrame, por ejemplo) y deficiencia de testosterona (la hormona sexual masculina).

• Daño a los nervios que mandan señales del cerebro al pene a causa de diabetes, esclerosis múltiple, lesiones de la columna vertebral, cirugía o trauma en la pelvis o la próstata, y terapia con radiación.

• Enfermedades crónicas de los riñones o el hígado. el cáncer de la próstata), el alcohol y las drogas ilegales a menudo causan disfunción eréctil.

• Desequilibrios hormonales, tales como deficiencia de testosterona, o un alto nivel de prolactina y un nivel anormal de la hormona tiroidea.
• Enfermedades crónicas de los riñones o el hígado.


LAS HORMONAS Y USTED. DISFUNCIÓN ERÉCTIL

• Con poca frecuencia, cicatrices en el pene que causan un encorvamiento severo del pene, llamado enfermedad de Peyronie, e interfieren con las erecciones normales.


¿Cómo se diagnostica la disfunción eréctil?

Para determinar la causa, su médico le preguntará cuándo comenzó a tener problemas de erección y deseo sexual, los medicamentos que está tomando, lesiones que pudieran causar la DE, y todo cambio reciente físico o emocional en su vida. La evaluación también incluye un examen físico y una prueba para determinar el nivel de testosterona en la sangre.

Según su historia médica, la prueba de testosterona y los resultados del examen físico (incluido un examen del pene y los testículos), su médico puede también ordenar pruebas de hormona luteinizante (LH), hormona folículo estimulante (FSH), prolactina, del colesterol y glucosa en la sangre.
Su médico también puede ordenar pruebas para determinar la función del hígado, los riñones y la tiroides. Aunque no es común, quizá sean necesarias pruebas especiales para revisar la función neurológica, de los vasos sanguíneos y la circulación.

¿Cómo se trata la disfunción eréctil?
El tratamiento depende de la causa y de la gravedad de su trastorno. Las opciones de tratamiento pueden incluir las siguientes:

• Medicamentos orales. Hay tres medicamentos efectivos disponibles: sildenafil, vardenafil y talafadil. Los tres actúan al aumentar el flujo de sangre en el pene durante la estimulación sexual.
A veces se receta la yohimbina, pero no es muy eficaz.

• Terapias del pene. Son medicamentos que pueden ser inyectados en el pene o insertados en la uretra para aumentar el flujo de sangre. (Éstos pueden tener resultado cuando no lo tienen los medicamentos orales.)

• Terapia de remplazo de testosterona. Entre los hombres que tienen una deficiencia de testosterona, ésta puede remplazarse con inyecciones, parches, geles y tabletas que se colocan entre las mejillas y encías.

• Terapia médica combinada. Algunos hombres que no responden bien a medicamentos orales, terapias del pene o terapia de remplazo de testosterona posiblemente respondan mejor a medicamentos orales en conjunto con terapia del pene, terapia de remplazo de testosterona o ambas.

• Dispositivo de vacío. Es un cilindro plástico externo y una bomba de vacío que lleva sangre hacia el pene y la mantiene en éste por medio de un aro alrededor de la base del pene.

• Cirugía. Los implantes (rígidos o inflables) en el pene se utilizan para los pocos pacientes que no responden a las otras terapias. Los implantes son caros, pueden producir infecciones y es posible que no funcionen con el tiempo.
 La cirugía se utiliza con poca frecuencia para corregir un bloqueo del flujo sanguíneo al pene.
Los mejores candidatos son los jóvenes que tienen un bloqueo limitado.

• Terapia psicológica. Si la DE se debe a un problema emocional o en la relación con su pareja, su médico puede recomendarles a usted (y a su pareja) que visiten a un terapeuta de sexo.

Todas las opciones de tratamiento tienen riesgos. Es posible que se tengan que hacer varios intentos antes de encontrar el tratamiento acertado. Su médico lo ayudará a encontrar la opción de tratamiento que más le conviene. Los suplementos dietéticos pueden contener ingredientes peligrosos, y no se ha comprobado que sean un tratamiento efectivo para la DE.


¿Qué debe hacer con esta información?
Si usted padece de disfunción eréctil durante más de dos meses, debe consultar con un médico para determinar la causa. Un estilo de vida sano el cual incluye ejercicio frecuente, buena nutrición, dejar de fumar y limitar el consumo de alcohol ayuda a prevenir algunos de los trastornos que causan la DE. Si su disfunción eréctil se debe a un desequilibrio hormonal, posiblemente tenga que consultar con un especialista, como un endocrinólogo.

 Mujer y Vida.

Viajes y salud.
Noticias
Con una analítica de sangre, podrán detectar en un cáncer de mama. El riesgo de metástasis, en 3 años antes. Identifica ADN circulante con la &...
Un hallazgo casual que puede cambiar la medicina contra el cáncer. Por casualidad, científicos británicos han identificado una proteína que ...
Hoy 8 de marzo del 2015 se celebra el Día Internacional de la Mujer.   El Día Internacional de la Mujer es un buen momento para reflexionar y...
Joven de 16 años inventa sensor para detectar cáncer en cincos minutos A los 15 años, Jack Andraka, un estudiante estadunidense de secundaria...
Curar el cáncer ha sido, es y seguirá siendo la gran batalla perdida del ser humano. O no. Unos científicos israelíes han anunciado que están a u...
Todo empezó hace unos 8 meses. El 14 de enero, mi marido y yo fuimos a nuestra primera consulta de Reproducción Asistida. Llevamos 4 años intentand...
© Mujer y Vida (2011)