Traduzca la página
Cáncer de útero
Mujer_y_Vida20.jpg

Cáncer de útero

¿Qué es?

El cáncer de útero es el tipo de cáncer más frecuente del tracto reproductivo femenino y representa el 6 por ciento de todos los cánceres en las mujeres. Hay dos tipos principales de cáncer de útero:

Cáncer endometrial: es el tipo más frecuente de cáncer de útero. Aparece en el revestimiento interior del útero, llamado endometrio. Su causa no se conoce.

La mayoría de los cánceres endometriales son cánceres de las células glandulares o adenocarcinomas. Las mujeres entre 50 y 65 años son las más afectadas.

Las mujeres son más propensas a desarrollar cáncer endometrial cuando tienen niveles elevados de la hormona estrógeno que no son compensados por la hormona progesterona.

Debido a que los niveles de progesterona disminuyen después de la menopausia, las mujeres posmenopáusicas están particularmente en riesgo de desarrollar este cáncer.

Otras mujeres propensas a tener niveles altos de estrógenos sin suficiente progesterona incluyen aquellas que son obesas, que tienen antecedentes de infertilidad y que han realizado terapia con estrógenos a largo plazo (por ejemplo, en el tratamiento para la osteoporosis).

Las mujeres que también están en riesgo de desarrollar cáncer endometrial incluyen aquellas con presión arterial alta y diabetes, y aquellas que toman el tamoxifeno (Nolvadex) para el tratamiento del cáncer de mama.

Sarcoma uterino: la pared uterina consta de tejidos conectivos, como tejido muscular y fibroso. Los cánceres que comienzan en este tipo de tejido se llaman sarcomas.

Los sarcomas uterinos son poco frecuentes, representan solo entre el 2 y el 4 por ciento de todos los cánceres de útero. Si bien no se conoce su causa, generalmente ocurre en las mujeres de edad media y avanzada. Las que se han sometido a una radiación pélvica como parte de tratamiento de otros cánceres pueden ser más propensas a desarrollar este cáncer.

Las mujeres afroamericanas parecen correr un riesgo particular de desarrollar un tipo de sarcoma uterino, el leiomiosarcoma. No se conoce la causa.Síntomas

El síntoma principal de los cánceres de útero es sangrado vaginal anormal. Es el sintoma  principal del 90 por ciento de mujeres con cáncer endometrial y del 85 por ciento de las mujeres posmenopáusicas con sarcoma uterino. Para las mujeres jóvenes, el sangrado anormal puede incluir períodos más intensos que lo normal, manchado (sangrado entre períodos) y sangrado después de tener relaciones sexuales.

En el caso de las mujeres mayores, cualquier tipo de sangrado que aparezca después del inicio de la menopausia puede constituir una preocupación. También debe comunicarle a su médico si observa sangrado anormal al inicio de la menopausia.

Solo alrededor del 10 por ciento de las mujeres con sarcoma uterino sienten dolor antes de recibir el diagnóstico. Algunas mujeres también pueden palpar una masa.


Diagnóstico

Si tiene signos y síntomas de cáncer de útero, es necesario que un ginecólogo la examine.

Este especialista le preguntará acerca de su historia clínica, la examinará y prestará atención especial al área pélvica. Frecuentemente, en este momento se realiza la prueba del Papanicolau, un examen de células  del cuello del útero y de la parte superior de la vagina. Sin embargo, solo puede detectar el cáncer de útero si éste se expandió fuera de este.


Se puede realizar una biopsia endometrial en el consultorio del médico. Durante este procedimiento, el médico succiona una cantidad pequeña de tejido a través de un tubo delgado que introduce en el útero a través del cuello uterino. Es probable que sienta algunos calambres durante este procedimiento. Un patólogo examinará la muestra de las células cancerosas.


Si la biopsia no permite obtener un diagnóstico claro, el médico puede llevar a cabo un procedimiento ambulatorio llamado dilatación y legrado (D y L).

Mediante este procedimiento, se dilata el cuello uterino y se raspa  el tejido del interior del útero. Para realizar este procedimiento le aplicarán anestesia general o sedación .

Es normal que haya sangrado durante los días posteriores. Sin embargo, pocas mujeres se quejan de una molestia seria. Durante la D y L el médico también puede utilizar un instrumento llamado histeroscopio para observar el interior del útero.

También es posible que se realicen radiografías para detectar cáncer en el útero. Mediante un procedimiento denominado sonograma transvaginal, se introduce una sonda en la vagina. La sonda emite ondas sonoras que rebotan contra el tejido uterino y crean imágenes que permiten localizar las células cancerosas. Durante un tipo específico de sonograma vaginal, denominado sonohisterograma, se introduce solución salina en el útero a través de un catéter  para poder diagnosticar algún problema.

Si se confirma el diagnóstico de cáncer, es probable que su médico la derive a un oncólogo ginecológico, un médico especialista en cánceres del sistema reproductivo femenino.

El próximo paso es determinar si el cáncer se ha expandido fuera del útero . Usualmente, se solicitan análisis de sangre junto con las pruebas de imágenes de rutina, como una tomografía computada (TC) o una radiografía de tórax.


Duración

Hay diferentes etapas o grados. Los índices de supervivencia mayores se relacionan con las etapas más tempranas.


Etapa I: el cáncer se limita al útero.

Etapa II: el cáncer se ha diseminado desde el útero hasta el cuello uterino.

Etapa III: el cáncer, se encuentra fuera del útero, pero se encuentra confinado a la región pélvica.

Etapa IV: el cáncer se ha diseminado hacia la superficie interior de la vejiga urinaria o del recto. Esta etapa también puede indicar que el cáncer se ha propagado hacia los ganglios linfáticos en la ingle o hacia los órganos distantes, como los pulmones.


Prevención

Debido a que los expertos no comprenden las causas del cáncer de útero, no hay recomendaciones para prevenirlo. Los médicos recomiendan llevar una dieta saludable y realizar ejercicios para ayudar a controlar el peso y la presión sanguínea.


En el caso de las mujeres que realizan una terapia de reemplazo de estrógenos, deben preguntarle a su médico acerca del consumo de estrógenos en combinación con la progesterona y la necesidad de realizar exámenes regulares.


Tratamiento

Los tipos de tratamiento contra el cáncer de útero incluyen cirugía, radioterapia, quimioterapia y terapia hormonal.

Cirugía: si tiene cáncer de útero, tendrá más probabilidades de curarse si se hace cirugía. El tipo de procedimiento depende en gran medida de la etapa, del tipo y del grado del cáncer. Su estado general de salud también puede ser un factor.

La cirugía más frecuente es la extracción del útero (histerectomía) y de los ovarios (ooforectomía bilateral). Las complicaciones son poco frecuentes, pero ambos procedimientos causan infertilidad.

Radioterapia: la radioterapia también depende de la etapa, del tipo y del grado del cáncer. Si es necesario realizar un tratamiento sobre un área más amplia debido a que el cáncer se ha diseminado, se la expondrá a radiación , conocida como radioterapia de haz externo.

En otros casos, se utilizará una forma de radiación interna, denominada braquiterapia. Mediante este procedimiento, se introduce un pellet con material radioactivo cerca de tumor. Ambos tipos de radiación tienen efectos secundarios, como fatiga, irritación de la piel y diarrea, pero la mayoría desaparecen  una vez finalizado el tratamiento.

Quimioterapia: la quimioterapia, el uso de medicamentos para matar las células cancerosas, generalmente solo se la utiliza con el cáncer de útero cuando éste se ha diseminado fuera del útero.

Terapia hormonal: el objetivo de la terapia hormonal es evitar que las células cancerosas tengan la influencia de las hormonas. En el caso del cáncer de útero, se incluye comprimidos de progesterona y en los casos de enfermedad avanzada , el tamoxifeno (Nolvadex).

Cuándo llamar a un profesional

Llame a su médico de inmediato si tiene sangrado vaginal anormal. También puede consultar a un médico cada vez que sienta dolor al orinar, al tener relaciones sexuales o en el área pélvica , aunque usualmente, el cáncer de útero no es la causa de estos síntomas.


Pronóstico

Cuanto antes se detecte el cáncer, mejor es el pronóstico. En general, el 80% de las mujeres con cáncer de útero sobreviven cinco años o más. Sin embargo, es importante saber que, existe la posibilidad de que el cáncer vuelva a aparecer. Es importante realizar un seguimiento.

Doctor. José Javier Salva Garau.  Ginecólogo

 

Viajes y salud.
Noticias
Con una analítica de sangre, podrán detectar en un cáncer de mama. El riesgo de metástasis, en 3 años antes. Identifica ADN circulante con la &...
Un hallazgo casual que puede cambiar la medicina contra el cáncer. Por casualidad, científicos británicos han identificado una proteína que ...
Hoy 8 de marzo del 2015 se celebra el Día Internacional de la Mujer.   El Día Internacional de la Mujer es un buen momento para reflexionar y...
Joven de 16 años inventa sensor para detectar cáncer en cincos minutos A los 15 años, Jack Andraka, un estudiante estadunidense de secundaria...
Curar el cáncer ha sido, es y seguirá siendo la gran batalla perdida del ser humano. O no. Unos científicos israelíes han anunciado que están a u...
Todo empezó hace unos 8 meses. El 14 de enero, mi marido y yo fuimos a nuestra primera consulta de Reproducción Asistida. Llevamos 4 años intentand...
© Mujer y Vida (2011)