Traduzca la página
Noticias

Secciones

Persiste el debate sobre el valor de las mamografías anuales para mujeres de 40 a 49 años

El valor de las mamografías anuales para las mujeres de 40 a 49 años, tema de un persistente debate entre grupos de políticas de salud, ha conseguido un respaldo inequívoco del grupo más grande de obstetras y ginecólogos de Estados Unidos.

 

El American College of Obstetricians and Gynecologists (ACOG) emitió nuevas directrices que indican que se deben realizar mamografías anuales a partir de los 40 años. Esto es distinto de sus recomendaciones previas, que aconsejaban mamografías cada uno o dos años a partir de los 40 años, y luego anuales a partir de los 50 años, basándose en la incidencia de cáncer de mama en las mujeres más jóvenes y su avance típicamente más acelerado, explicó la coautora de las directrices, la Dra. Jennifer Griffin.

 

Las directrices entran en conflicto con las publicadas a finales de 2009 por el U.S. Preventive Services Task Force, que recomendaban que las mamografías de evaluación se hicieran solo cada dos años a partir de los 50, porque pueden resultar en muchos falsos positivos, provocando biopsias y pruebas adicionales innecesarias.

 

"Creo que el principal punto que tomamos en cuenta es que unas 40.000 mujeres entre los 40 y 49 son diagnosticadas cada año con cáncer de mama, y alrededor del 20% de ellas morirán por su causa", comentó la Dra. Griffin, del University of Nebraska Medical Center (Estados Unidos). "Las mamografías de evaluación reducen el riesgo de muerte en 15%" en esa población.

 

Más de 207.000 mujeres estadounidenses fueron diagnosticadas con cáncer de mama invasivo en 2010, según el ACOG, y casi 40.000 murieron por la enfermedad. El cáncer de mama es el segundo tipo de cáncer más común en las mujeres de Estados Unidos, tras el melanoma. Una mamografía puede detectarlo mientras es muy pequeño y antes de que crezca lo suficiente para hacerse sintomático.

 

Un factor clave de la recomendación del ACOG es la duración inferior de la enfermedad preclínica en las mujeres más jóvenes. Las mujeres de 40 a 49 años tienen una enfermedad preclínica de 2 a 2,4 años de duración, según las directrices, mientras que en las mujeres de 50 a 59 años ese período dura de 2,5 a 3,7 años, y en las mujeres de 70 a 74 años dura entre 4 y 4,1 años.

 

"En estas pacientes más jóvenes, tenemos una oportunidad más estrecha porque los cánceres tienden a crecer antes y más rápido", señaló la Dra. Lauren Cassell, del Lenox Hill Hospital, de la ciudad de Nueva York (Estados Unidos). "Hay muchas pacientes que desarrollan cáncer de mama entre los 40 y los 50 años. La preocupación es que saltemos a esas pacientes y las veamos en etapas más avanzadas".

 

Las recomendaciones de evaluación de la American Cancer Society y la National Comprehensive Cancer Network son idénticas a las nuevas directrices del ACOG, mientras que el Instituto Nacional del Cáncer recomienda mamografías cada uno a dos años a partir de los 40. Además a las preocupaciones sobre los atemorizantes falsos positivos, algunas personas han añadido inquietudes sobre la radiación emitida por las máquinas de mamografía, que por lo general equivale a un viaje transcontinental de ida y vuelta en avión.

 

"Las mamografías son muy estresantes para las pacientes, porque algunas requieren seguimiento", apuntó la Dra. Cassell. "Pero desafortunadamente, para encontrar a las pacientes con cáncer algunas tendrán que recibir falsos positivos... En cierto nivel, creo que tenemos que aceptarlo".

 

Algunos cánceres de mama precoces y no invasivos, conocidos como carcinoma ductal in situ (CDIS), nunca avanzan a casos peligrosos, reconoció la Dra. Griffin, y la detección con mamografía podría provocar un tratamiento agresivo que en última instancia resulte innecesario o incluso nocivo.

 

Pero "no hay mucho consenso sobre exactamente cómo estos cánceres podrían experimentar una regresión, ni forma de saber cuáles experimentarán regresión y cuáles avanzarán", planteó. "Es verdad que algunos de los cánceres que detectamos no avanzarán".

 

El costo potencial de las mamografías no se tomó en cuenta para realizar las recomendaciones, añadió la Dra. Griffin, pero eso también sucedió en las directrices de 2009 del U.S. Preventive Services Task Force. En general, unas 1.900 mujeres de 39 a 49 años de edad tendrían que ser "invitadas a la evaluación" (aunque algunas no irían) para salvar a una mujer en ese rango de edad de la muerte por cáncer de mama, según ACOG.

 

"Todo esto se basa en nuestro mejor juicio con la mejor evidencia disponible", dijo la Dra. Griffin. "Por lo general, a partir de los 40 años las mujeres tienen hijos, algunas podrían tener padres mayores, y muchas están activas laboralmente. No creo que en realidad podemos subestimar el valor de una vida que se salve".

 

El American College of Radiology (ACR) y la Society of Breast Imaging indicaron que respaldaban las recomendaciones actualizadas del ACOG, y señalaron que los datos del Instituto Nacional del Cáncer muestran que la tasa de mortalidad por cáncer de mama en Estados Unidos (que anteriormente no había cambiado en 50 años) se ha reducido en 37% desde que las mamografías comenzaron a estar comúnmente disponibles en 1990.

FUENTE: www.univadis.es

Noticia publicada el 27/07/2011

© Mujer y Vida (2011)