Traduzca la página
Noticias

Secciones

Expertos en salud afirman que la vacuna contra el VPH es segura

Expertos en salud de Estados Unidos afirman que la controversia provocada por el debate presidencial republicano sobre que la vacuna contra el virus del papiloma humano (VPH) para las niñas preadolescentes genera información errónea sobre el valor de la inmunización.

 

Durante el debate, la representante Michele Bachmann de Minnesota criticó al gobernador de Texas, Rick Perry, por hacer obligatorio que las niñas de sexto curso de su estado reciban la vacuna contra el VPH para prevenir el cáncer del cuello uterino en un futuro. Al día siguiente en televisión, Bachmann, que había planteado que la orden violaba los derechos individuales, también dijo que una madre que conoció le contó que la vacuna había causado retraso mental en su hija de 12 años.

 

Los expertos aseguraron que eso es poco probable. "Se trata de una vacuna muy segura", afirmó el Dr. Marc Siegel, experto en enfermedades infecciosas y profesor asociado de medicina de la New York University (Estados Unidos). "El beneficio de la vacuna supera tanto cualquier riesgo poco común que considerar los efectos secundarios no vale la pena".

 

El Dr. Siegel añadió que "lo que sucede ahora es un contragolpe político contra toda la idea de las vacunas. Debido al debate, hay rumores malintencionados en circulación".

 

La American Academy of Pediatrics también intentó calmar las inquietudes sobre la seguridad de la vacuna. "Esa declaración no tiene absolutamente ninguna validez científica. Desde la introducción de la vacuna, se han administrado más de 35 millones de dosis, y tiene un excelente récord de seguridad", aseguró la presidenta de la academia, la Dra. O. Marion Burton.

 

La Dra. Judy Schaechter, de la University of Miami Miller School of Medicine (Estados Unidos) indicó que "no hemos visto ningún caso de retraso mental causado por esta vacuna, y no hay motivo para sospechar que podría ocurrir". "El inicio del retraso mental en un niño de 12 años es muy extraño", comentó. "No tengo explicación alguna, nunca lo he visto como médica de adolescentes. No hay nada en la ciencia ni la experiencia para respaldarlo".

 

El gobernador Perry firmó una orden ejecutiva en 2007 que requiere que todas las niñas de sexto curso sean vacunadas para protegerlas del virus de transmisión sexual, pero la legislatura estatal rescindió la orden posteriormente.

 

La vacuna contra el VPH, aprobada en 2006, se dirige a los dos tipos de VPH que provocan el 70% de los cánceres de cuello uterino y casi todos los cánceres genitales y de cabeza y cuello inducidos por el virus. También protege contra la mayoría de verrugas genitales.

 

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de Estados Unidos recomiendan que las niñas de 11 o 12 años reciban tres dosis de la vacuna contra el VPH y que las niñas y mujeres jóvenes de 13 a 26 años se pongan las tres dosis si aún no lo han hecho. "La mejor manera de asegurar que una persona obtenga el máximo de beneficio de la vacuna del VPH es completar las tres dosis antes del inicio de la actividad sexual", según los CDC.

 

Cada año en Estados Unidos, se diagnostican unos 6,2 millones de casos nuevos del VPH, y unas 4.000 mujeres mueren de cáncer del cuello uterino. Los CDC apuntaron que los efectos secundarios de la vacuna tienden a ser menores. Incluyen dolor en el lugar de la inyección, dolor de cabeza, náuseas y fiebre. En ocasiones poco comunes se han reportado desmayos.

 

Se han reportado algunos casos de síndrome de Guillain-Barre (SGB), un trastorno raro que provoca debilidad muscular, tras la vacuna, pero "no hay evidencia de que haya aumentado la tasa de SGB por encima de lo esperado en la población", señalaron los CDC.

 

También se han reportado coágulos en el corazón, los pulmones y las piernas, pero "la mayor parte de estas personas tenían un riesgo de coágulos, como tomar anticonceptivos orales", según los CDC.

 

Tras revisar 56 muertes que siguieron a la vacunación, los CDC dijeron que no podían encontrar un patrón que sugiriera que la vacuna era responsable. Las autopsias y los certificados de defunción apuntaban a otros factores, como uso de drogas ilícitas, diabetes, enfermedades virales e insuficiencia cardíaca, reportó la agencia.

 

Sin embargo, otros siguen sin convencerse sobre la seguridad de la vacuna. Barbara Loe Fisher, cofundadora y presidenta del National Vaccine Information Center, un grupo contra las vacunas, aseguró que la vacuna contra el VPH "puede causar disfunción en el cerebro y el sistema inmunitario que se manifiesta de muchas formas, entre ellas pérdida de memoria e inflamación cerebral".

 

Pero Fisher apuntó que esa evaluación se basaba en evidencia anecdótica. "No sé qué tan común es", planteó. Su sitio web reporta seis casos de reacciones adversas a la vacuna, pero ninguno incluía retraso mental. Pero "sugerir que no sucede es impreciso", señaló.

 

El Dr. Siegel no discrepa sobre la posibilidad de que ocurra inflamación cerebral, pero dijo que es muy poco común. "La encefalitis es un efecto secundario remoto y raro de muchas vacunas, incluso de la vacuna contra la gripe", apuntó. "Es más común en las vacunas con virus vivos, que no es el caso de la del VPH".

 

Un informe reciente del Instituto de Medicina, patrocinado por el Departamento de Salud y Servicios Humanos, también señaló que las reacciones graves eran poco comunes.

Fuente : Doyma JANO.es y agencias

Noticia publicada el 21/09/2011

© Mujer y Vida (2011)