Traduzca la página
Noticias

Secciones

Los ginecologos oncologos logran mayores tasas de supervivencia en cáncer de ovario

El III Congreso Internacional sobre Cáncer Ginecológico, organizado por MD Anderson Cancer Center Madrid, aborda el papel de los tratamientos antiangiogénicos y las terapias dirigidas como nueva opción terapéutica en este tipo de tumores.

El papel que desempeña en la actualidad la cirugía en el tratamiento de los cánceres ginecológicos en general y del tumor de ovario en particular es uno de los temas que se están abordando en el III Congreso Internacional sobre Cáncer Ginecológico, 'Diseñando el futuro', organizado por MD Anderson Cancer Center Madrid y The University of Texas MD Anderson Cancer Center Houston.

 

“Concretamente, vamos a debatir sobre la conveniencia de abordar el cáncer de ovario comenzado por el tratamiento quirúrgico o por la quimioterapia, y cómo estas dos estrategias pueden modificar la supervivencia en cada paciente”, explicó el doctor Luis Chiva, jefe del Servicio de Ginecología de MD Anderson Cancer Center Madrid.

 

“El tratamiento estándar que se aplica es cirugía seguida de quimioterapia; sin embargo, hay un debate abierto entre los expertos sobre si es mejor administrar quimioterapia no adyuvante antes de la cirugía en los casos más avanzados. Hay evidencias de que con ambos protocolos se obtienen resultados similares, pero lo que sí tenemos claro es que si hasta ahora el cáncer de ovario se abordaba igual en todos los pacientes, el futuro pasa por aplicar terapias cada vez más personalizadas”, comentó el doctor David Gerhenson, jefe del Servicio de Ginecología Oncológica de MD Anderson Cancer Center Houston.

 

En el Congreso, que se celebra en Madrid entre los días 14 y 16 de marzo, también se abordará el papel los tratamientos antiangiogénicos y las terapias dirigidas como nueva opción terapéutica en este tipo de cáncer. “Para hacer frente a la neoangiogénesis contamos actualmente con los fármacos antiangiogénicos, bien mediante anticuerpos monoclonales, como bevacizumab, que bloquea el factor de crecimiento vascular endotelial; mediante moléculas que inhiben este proceso desde dentro de la célula, como los inhibidores de la tirosina kinasa; o bien mediante una nueva generación de moléculas como los peptibodies que bloquean la angiopoyetina. Estas terapias han demostrado un gran impacto en la supervivencia libre de enfermedad de las pacientes y han sido incorporadas el protocolo actual: cirugía primero; quimioterapia y bevacizumab después, y una tercera fase de mantenimiento de 12-15 meses de duración con sólo bevacizumab. La tendencia actual es ampliar este periodo de mantenimiento. Hay evidencias de que con este abordaje la supervivencia en pacientes de alto riesgo aumenta un 35%”, señaló el doctor Antonio González Martín, ginecólogo de MD Anderson Cancer Center Madrid.

 

Así mismo, los expertos han destacado el papel de la cirugía radical en cáncer de ovario como arma terapéutica definitiva que favorece la supervivencia de las pacientes. “El gran reto en este sentido es llevar a cabo una cirugía excelente, que deje el mínimo residuo para, a partir de ahí, aplicar todo el arsenal terapéutico existente. Está demostrado que cuándo la cirugía es completa, la supervivencia media se duplica, llegando a los 70-80 meses”, explicó el doctor Chiva.

 

El doctor Richard Barakat, del Memorial Sloan-Kettering Cancer Center, de Nueva York, señaló al respecto que “lo más importante en el caso del cáncer de ovario es la enfermedad residual que queda tras la cirugía; para que haya un buen pronóstico, el residuo no puede ser superior a un centímetro”.

 

Ante la evidencia de la efectividad de la cirugía radical, los expertos coincidieron en la necesidad de que esta intervención sea realizada por profesionales especializados, esto es, ginecólogos oncólogos. “Se puede decir que el pronóstico de la paciente con cáncer de ovario depende de quien la trate. Está demostrado que la supervivencia es entre un 20 y un 25% mayor si es tratada por un ginecólogo oncólogo”, afirmó el doctor González Martín.

 

En este sentido, el doctor Chiva apuntó que “así como en otros países hay programas específicos de formación de cuatro años en cáncer ginecológico, en España no existe ni esta formación específica ni hay centros de referencia”. Por su parte, el doctor Robert Coleman, del MD Anderson Cancer Center Houston, se refirió a un estudio llevado a cabo en Gran Bretaña sobre los niveles de supervivencia en cáncer de ovario, en el que se demostró que estos eran muy dispares, dependiendo del centro en el que se había llevado a cabo la cirugía. “Los resultados de esta investigación demostraron que la supervivencia era más elevada cuando la intervención la realizaban especialistas en oncología ginecológica”.

Fuente: Jano

Noticia publicada el 15/03/2012

© Mujer y Vida (2011)