Traduzca la página
Noticias

Secciones

Los expertos lamentan la ausencia de programas para prevenir el cáncer de colon

El 50% de los diagnósticos en España se hacen en un estadio tardío que suele concluir con el fallecimiento del paciente, revela el doctor Gioseffi.
 OLAIZOLA. PALMA
Expertos oncólogos debatieron ayer sobre diferentes tipos de cáncer – de mama, de cérvix y colorrectal – y la conclusión unánime fue que los programas de cribado y de detección precoz de estos tumores son necesarios para avanzar en la supervivencia de estas enfermedades.
Por eso hubo un lamento unánime por que el cáncer colorrectal, tumor por el que mueren cada año 14.000 personas en el país, no cuente con ningún plan de diagnóstico precoz.
A nivel general, como resaltó Catalina Vadell, coordinadora oncológica del Ib-Salut, los cánceres son la segunda causa de muerte en España. "Uno de cada tres hombres y uno de cada cuatro mujeres tendrán un cáncer a lo largo de su vida. Afortunadamente, la mayoría se curan", tranquilizó.
En una sesión informativa organizada por Junta de Balears de la Asociación Española contra el Cáncer (AECC) sobre la prevención secundaria de diferentes tipos de tumores, su presidenta, Teresa Martorell, apuntó al tabaco como la primera causa evitable de cáncer que provoca uno de cada tres cánceres que se dan en Mallorca. "Y un cuarto de la población continúa fumando", reveló, pesimista. Esta apreciación fue corroborada por la doctora Vadell, que aseguró que "si dejáramos de fumar, se evitarían uno de cada tres tipos de cáncer".
En el debate, moderado por la doctora Magdalena Esteva, el doctor Hernán Gioseffi, director clínico del Instituto Oncológico de la Policlínica Miramar, se centró en los tumores que aparecen en el colon y el recto, tanto en hombres como en mujeres, no en vano, dijo, es la segunda causa de muerte entre estas últimas y la tercera entre el género masculino.
Gioseffi lamentó la falta de programas de detección precoz en una enfermedad muy asintomática que se desarrolla hasta situaciones de metástasis en un plazo de unos diez años y en la que al 50% de los pacientes se les diagnostica en un estadio tardío que habitualmente concluye con su fallecimiento. Por ello, aconsejó a toda la población en general hacerse un test de sangre oculta en heces a partir de los cincuenta años, una prueba que dijo que costaría a la sanidad pública entre dos y tres euros por paciente. "Y en caso de que diera positivo, habría que hacer al paciente una colonoscopia de no más de 180 euros de coste", remarcó el oncólogo estas tarifas en contraposición con los costosos tratamientos de más de 40.000 euros que supone atender a un enfermo con este tumor desarrollado para mantener su supervivencia en unos dos años.
El doctor Joan Torrecabota, coordinador de la unidad integral de mama de Son Espases, rompió una lanza en favor de las mamografías implantadas en Balears cada dos años para las pacientes de entre 50 y 69 años ya que, apuntó, lo ideal es detectar el tumor cuando éste no soprepasa los 5 milímetros de tamaño. No obstante, también reveló que entre un 10% y un 20% de las mamografías generan falsos negativos. "Para prevenir el cáncer de mama hay que hacerse mamografías regularmente y, como soporte, la mujer debería saberse autoexplorar sus pechos para detectar cualquier cambio", dijo Torrecabota, que sólo recomendó las resonancias magnéticas a aquellas mujeres con antecedentes hereditarios en este tipo de tumores.
Por último, el doctor Javier Cortés, ginecólogo y miembro del grupo de expertos de la vacuna contra el virus del papiloma humano (VPH), explicó que ocho de cada diez mujeres sexualmente activas tienen el VPH en algún momento de su existencia, pero que en nueve de cada diez menores de treinta años desaparece al año. Hay que preocuparse cuando está presente este virus de forma crónica a partir de los treinta años ya que, dijo, está demostrado que este agente aparece en todos los cáncer de cérvix.
Por ello, defendió las citologías periódicas para aquellas mujeres que no acuden nunca al médico, número que en Balears cifró en dos de cada diez pacientes, y que el cribado debe ser poblacional para detectar este tipo de cáncer de forma favorable a su curación. Y, por último, dio un simple consejo desoído a menudo: "Hay que practicar sexo seguro, con preservativo. No se fíen de nadie".
Fuente: diario de Mallorca

Noticia publicada el 17/04/2012

© Mujer y Vida (2011)