Traduzca la página
Noticias

Secciones

El futuro del tratamiento del cáncer de mama pasa por las terapias biologicas sin combinacion con la quimioterapia

mamas_05mujeryvida.jpg

La investigación básica ha experimentado avances extremadamente relevantes en el conocimiento de la biología del cáncer de mama, haciendo posible el diseño de terapias dirigidas. Aunque estos tratamientos biológicos se utilizan por ahora en combinación con quimioterapia, en el futuro podrán emplearse en solitario. Sin embargo, para los oncólogos sigue siendo un reto identificar a aquellas pacientes que más se beneficiarán de recibir uno u otro tratamiento para maximizar la eficacia y minimizar los efectos secundarios.

 

“Nuestro objetivo”, afirma el doctor Miguel Martín, presidente del Grupo Español de Investigación en Cáncer de Mama (GEICAM), “es seguir realizando investigación para aumentar la tasa de curación hasta alcanzar el índice de recaída cero, reduciendo al máximo la toxicidad de los tratamientos y teniendo en cuenta las secuelas permanentes a largo plazo. No podemos curar una enfermedad y favorecer otra, que es lo que ocurre, por ejemplo, con la insuficiencia cardiaca congestiva por fármacos, con el linfedema o con otros tumores causados por el tratamiento“.

 

El tratamiento individualizado y las terapias dirigidas ha sido uno de los temas abordados en el marco del VII Simposio Internacional de Cáncer de Mama: Un reto en la era de la Biomedicina que se ha celebrado recientemente en el Auditorio AXA de Barcelona.

 

Para la doctora Ana Lluch, del Hospital Clínico de Valencia y miembro de GEICAM, cada vez se dispone de más tratamientos individuales que responden no sólo en función de los criterios clásicos, que han sido el tamaño del tumor y la afectación de los ganglios, sino también de las alteraciones biológicas de las células tumorales. “Estas características están determinadas a través de los test biológicos que nos indican la agresividad con que evoluciona el tumor y en función de eso administramos un tratamiento determinado para cada paciente”, explica.

 

Un tratamiento para cada tipo de tumor

 

Actualmente, los expertos insisten en hablar de diferentes tipos de cáncer de mama, y no de una única enfermedad. “Hoy tenemos identificados cuatro perfiles de mujeres con cáncer de mama a las cuales se les administra la terapia en función de este perfil genómico”, explica la doctora Lluch. El 40-50% de las pacientes desarrollan un tipo de cáncer de mama que se denomina luminal A: son los menos agresivos y responden a los tratamientos con hormonas. “Si el tumor es de este tipo, pero es un poco más agresivo se clasifica como luminal B y afecta a un 15-20% de las pacientes, donde también expresan los receptores hormonales.“Aunque en este grupo tenemos menos claro el tipo de tratamiento, lo más habitual es que se administre quimio y hormonoterapia”, explica esta experta.

 

Un tercer subgrupo de mujeres está integrado por las triple negativas (un 18% de los casos de cáncer de mama), en las que no se conoce ningún receptor, ni hormonal ni de factores de crecimiento, que ayude a identificar de qué tratamiento se pueden beneficiar. “Son el grupo para el cual disponemos de menos opciones, aunque sabemos que también se benefician de la quimioterapia, concretamente de las sales de platino y de los taxanos”. Por último, está el subtipo de pacientes que sobrexpresan el receptor HER2; son un 20-25 por ciento de las pacientes. “Se beneficien significativamente de los tratamientos quimioterápicos con antraciclinas y taxanos y, sobre todo, de los tratamientos biológicos, como son actualmente el trastuzumab y el lapatinib”.

 

Detectar las alteraciones genómicas

Las alteraciones genómicas del tumor se han podido detectar gracias a los avances de la biotecnología. “La gran suerte”, señala esta experta, “es que hemos podido tener dianas para poder fabricar fármacos contra esas alteraciones específicas del tumor. El avance más importante ha sido poder identificar estas dianas y el disponer de fármacos que actúen sobre ellas. Pero, por supuesto, la administración de una u otra terapia debe ir acompañada de pruebas específicas que previamente identifiquen qué alteraciones genómicas tiene cada tumor, con el fin de saber si va a ser eficaz esa terapia o, en caso contrario, no administrarla”.

 

Futuro de las terapias biológicas

Hasta el momento, todas las terapias biológicas deben administrarse junto con los tratamientos convencionales con quimioterapia, radioterapia y hormonoterapia. “Conforme vayamos descubriendo tratamiento más efectivos y específicos, estas terapias llegarán a administrarse solas. De hecho, ya se están llevando a cabo estudios con terapias biológicas combinadas entre sí, sin quimioterapia de inicio”, concluye la doctora Lluch.

 

Para el doctor Miguel Martín, el cáncer de mama debe entenderse como una enfermedad médica y no quirúrgica. “La amputación de la mama irá desapareciendo, así como extirpar la axila. La mayoría de las mujeres se pueden curar con una mínima resección del tumor y una biopsia del ganglio centinela. Creemos que en el futuro se podría tratar el cáncer de mama sin apenas cirugía, haciendo una biopsia para ver qué tipo de cáncer es, y realizar estudios genómicos para tipificarlo y caracterizarlo”.

Fuente:

Noticia publicada el 25/08/2010

© Mujer y Vida (2011)