Traduzca la página
Noticias

Secciones

El miedo al diagnostico es la causa principal para no someterse a una mamografía

Pese a que cada vez existe una mayor concienciación sobre el tema por parte de la población femenina, todavía hay un porcentaje significativo de mujeres (17 por ciento) que aún no se realizan de forma regular la mamografía. Este es uno de los datos más significativos arrojados por el primer estudio realizado por el Observatorio del Cáncer de la Asociación Española contra el Cáncer (AECC).

 

Los resultados del estudio han demostrado que el 83,6 por ciento de las mujeres en edad de riesgo (50-65 años) ya participan en los programas de detección precoz del cáncer de mama, por lo que se puede decir que actualmente éste está sólidamente implantado. Sin embargo, alrededor de un 17 por ciento aún no se someten a esta prueba diagnóstica, pese a saber que tienen que hacerlo.

 Se ha podido apreciar que este porcentaje corresponde a un perfil bastante definido: son mujeres nacidas fuera de España, con un bajo nivel sociocultural y que asumen el papel de cuidadoras de algún familiar, explicó Leticia Moral, presidenta de la Junta de Madrid de la AECC.

 

Las principales razones argumentadas por las participantes en este estudio para no someterse a esta prueba son el miedo al diagnóstico presentan una marcada vinculación cáncer-muerte: prefiero no saberlo; es cuestión de que te toque o no; una idea de prevención más asociada a la enfermedad que a la salud (la mamografía no previene que lo tengas; si lo tienes, lo tienes); la ausencia de señales de alarma (si no hay signos no hay riesgo); y la pérdida de credibilidad en el beneficio de las mamografías (basada en el conocimiento de casos concretos en los que al poco tiempo de una mamografía con resultados negativos se ha diagnosticado un cáncer de mama).

Otras causas alegadas son la falta de homogeneidad en las pautas que se aconsejan (en este sentido, destaca la falta de consenso entre la sanidad pública y privada: en la primera, la frecuencia recomendada es cada dos años mientras que en la privada la recomendación es anual), y la tendencia a la dejadez.(nunca encuentras el momento; lo vas dejando pasar…).

 

Así mismo, el estudio refleja que la principal diferencia entre las mujeres que se hacen con regularidad la prueba frente a las reticentes es que mientras para unas estas revisiones suponen una fuente de tranquilidad y una confirmación de que todo está bien, para otras prima la ansiedad y el miedo a un posible diagnóstico.

 

Hay que conseguir que se pierda ese miedo al diagnóstico y convertir a la mamografía en una prueba aliada, en una amiga. Para ello, habría que intentar una mayor eficacia a través de las cartas de citación y garantizar que todas las mujeres diagnosticadas van a ser tratadas de forma integral, explicó Isabel Oriol, presidenta de la AECC y su Fundación Científica quien, además, anunció que el Observatorio del Cáncer ha puesto en marcha un nuevo estudio en el que esta vez se analizarán las condiciones socio sanitarias y el tratamiento de las mujeres diagnosticadas y cuyos resultados se prevé que sean publicados en un año.

 

En cuanto a la prevalencia de la enfermedad, el Dr. Carlos Vázquez, presidente de la Sociedad Española de Senología y Patología Mamaria (SESPM), comentó que todo apunta a que los estilos de vida actuales hacen que haya aumentando su incidencia (aunque en la cuantificación tiene bastante que ver el diagnóstico temprano), pero afortunadamente los casos se están estabilizando, tanto en España como en todo los países industrializados.

 

En la misma línea, el Dr. José Manuel Bajo Arenas, presidente de la Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia (SEGO), señaló que aunque algunos factores, como la incidencia de los estrógenos, están implicados en un incremento de los casos, lo cierto es que cada vez hay menos mortalidad.

 

El cáncer de mama representa el tipo de tumor más frecuente en la mujer con una incidencia anual de más de 22.000 casos en España. Además, supone la segunda causa de mortalidad por cáncer en mujeres, por detrás del cáncer de colon y recto.

Fuente: www.univadis.es

Noticia publicada el 25/10/2010

© Mujer y Vida (2011)