Traduzca la página
Noticias

Secciones

La resonancia magnética detecta tumores de mama iniciales en mujeres de alto riesgo

Abril de 2011

Un nuevo trabajo publicado en el "Journal of Clinical Oncology" ha realizado el seguimiento de mujeres portadoras de mutaciones BRCA1 o BRCA2.

 Cribado de cáncer de mama mediante resonancia magnética permite detectar tumores en estadios iniciales en mujeres con alto riesgo de desarrollar la enfermedad. Esto significa que queda reducida la probabilidad de detectar cánceres avanzados, concluye un nuevo estudio, publicado en el Journal of Clinical Oncology, aunque señala que aún se desconoce si descubrir esos tumores tempranamente prolongará la vida a las mujeres con alto riesgo genético de desarrollarlos.

 

El estudio fue un seguimiento de mujeres con mutaciones en los genes BRCA1 o BRCA2 que aumentan el riesgo de desarrollar cáncer de mama o de ovario.

Según el Instituto Nacional del Cáncer de Estados Unidos, el 60 por ciento de mujeres con esas mutaciones desarrollará cáncer de mama, a diferencia de 12 por ciento de la población general.

 

Los expertos recomiendan que las mujeres con un nivel de riesgo medio se realicen controles mamográficos. Pero dado que la resonancia magnética detecta tumores pequeños, la Sociedad Americana del Cáncer aconseja controlar a las portadoras de esas mutaciones con mamografías y resonancia magnética.

 

Mientras que la resonancia magnética detecta tumores mamarios más tempranos, cuando son curables, se desconoce cómo el cribado con resonancia magnética se compara con la mastectomía preventiva en el largo plazo. De todos modos, los nuevos resultados destacan el hecho de que las portadoras de mutaciones del BRCA tienen opciones para manejar el riesgo. Y la exploración con resonancia magnética es "una alternativa razonable a la cirugía preventiva".

 

En el nuevo estudio, el equipo del Dr. Steven Narod, de Women s College Research Institute, Toronto (Canadá), comparó dos cohortes. Una de 445 mujeres con mutaciones del BRCA convocadas entre 1997 y el 2007 para realizar un estudio sobre resonancia magnética en la Universidad de Toronto. A todas se les realizó un cribado mamario anual con resonancia magnética,  mamografía y exámenes mamarios en el consultorio de un médico o una clínica.

 

El otro grupo incluía a 830 portadoras de mutaciones del BRCA que habían participado en un estudio realizado por 13 centros médicos de Norteamérica. A ellas sólo se les había recomendado realizarse mamografías y controles clínicos mamarios anuales. Las participantes tenían entre 25 y 65 años. En ambos grupos, la misma proporción (9 por ciento) desarrolló cáncer de mama durante los seis años que duró el estudio.

 

Pero en el grupo estudiado por resonancia magnética, la posibilidad de detectar tumores en estadio inicial fue mayor que en el grupo control (14 por ciento frente al 7 por cierto). En cambio, la resonancia magnética permitió detectar tumores avanzados (de estadios 2 a 4) sólo en el 2 por ciento frente al  7 por ciento en el grupo control.

 

Tras considerar otros factores de riesgo (edad, uso de anticonceptivos orales y salud ovárica, entre otros), el equipo halló que las mujeres controladas con resonancia magnética eran un 70 por ciento menos propensas a que se les diagnosticara un tumor de estadio 2 a 4 que el resto.

 

La resonancia magnética tiene sus debilidades: posee más falsos positivos (según un estudio, 8 de cada 10 resultados positivos son falsos) y es mucho más costosa que la mamografía.

Journal of Clinical Oncology 2011; doi: 10.1200/JCO.2009.27.0835

Fuentes: Diario Salud

Noticia publicada el 27/04/2011

© Mujer y Vida (2011)