Traduzca la página
Miomas uterinos

Miomas Uterinos

miomasmujeryvida1.jpg

Una patología muy frecuente que solemos descubrir en la consulta es la existencia de fibromas o miomas. Alga que NO DEBE ALARMAR a la paciente ni debe, en principio, hacerle pensar en el quirófano.


Un mioma es una tumoración benigna y no cancerosa que crece en el miometrio o músculo uterino . Se estima que aproximadamente una de cada cuatro a cinco mujeres de más de 35 años edad padecen de este tipo de tumor. Se clasifican generalmente en función de su localización: submucosos en el endometrio, intramurales en el miometrio y subserosos fuera de miometrio, hacia el exterior uterino.


La aparición y crecimiento del mioma se ve favorecido por los estrógenos por lo que su presentación se produce en la edad fértil de la mujer; resultando muy infrecuente que lo haga antes de la primera menstruación) Menarquia o después de Menopausia.


Casi siempre no requieren tratamiento, sino sólo control. Sin embargo en algunas ocasiones en que los síntomas presentan incomodidad para la mujer u otras circunstancias precisas, sí requieren tratamiento.


Su tratamiento dependerá de la clínica que generen: así, pequeños miomas situados en el endometrio pueden causar metrorragias importantes y/o hipermenorreas y otros miomas mucho más grandes situados intramurales o subserosos pueden no dar síntomas.


En muchos casos, la exploración bimanual por un ginecólogo permite detectar la presencia de estos tumores, su tamaño y localización. En pacientes obesas o miomas pequeños, sin embargo, la exploración puede ser confusa falsos negativos.

La técnica diagnóstica por la imagen más útil relación información proporcionada/precio- es la ecografía que se puede realizar tanto por vía vaginal como abdominal. Los ecógrafos modernos permiten detectar miomas de hasta 5mm y los sistemas Doppler que incorporan permiten analizar su vascularización. Otras técnicas diagnósticas por la imagen son la tomografía axial computerizada (TAC) y la resonancia nuclear magnética (RNM).

En algunos casos son susceptibles de ser operados pero otros pueden tratarse médicamente.

Doctor: José Javier Salvá Garau. Ginecólogo

Fibromas Uterinos

Síntomas comunes

Pueden incluir períodos menstruales con mucho sangrado, sangrado entre períodos, dolor o sensación de "hinchazón" (inflamación) en la pelvis, problemas reproductivos, incluyendo infertilidad y múltiples abortos espontáneos.

Tratamientos comunes:

Algunas mujeres no reciben tratamiento porque no tienen síntomas. Los tratamientos incluyen medicamentos para el dolor, terapia médica y cirugía, sea para remover solamente el fibroma, para cortar el suministro de sangre al fibroma o para remover el útero entero.

Los médicos están explorando cirugías menos invasivas y terapias hormonales como opciones adicionales.

¿Cómo sé si tengo fibromas uterinos?

A menos que usted comience a tener síntomas, probablemente no sabrá que tiene fibromas uterinos.

• Durante este examen, su ginecólogo examina el tamaño del útero poniendo dos dedos de una mano dentro de la vagina, mientras que con la otra mano le aplica una presión leve sobre el abdomen.

• Si usted tiene fibromas, es posible que el útero se sienta más grande de lo normal o que se extienda a lugares donde no debería estar. Si su ginecólogo cree que usted tiene fibromas, puede utilizar la tecnología de imágenes (máquinas que crean una “imagen” o “dibujo” del interior de su cuerpo sin cirugía) para confirmar el diagnóstico. Algunos tipos comunes de tecnología de imágenes incluyen:

• El ultrasonido, que utiliza las ondas sonoras para formar la imagen;

• La resonancia magnética o MRI*, que utiliza imanes o magnetos y ondas de radio para fabricar la imagen;

• La tomografía computarizada, conocida en inglés como cat-scan o CT*, que toma radiografías del cuerpo de muchos ángulos para proporcionar una imagen más completa.

¿Afecta este trastorno la fertilidad o la capacidad de tener hijos?

La mayoría de las mujeres que tienen fibromas no tienen problemas de fertilidad y pueden quedar embarazadas, pero en algunos casos, los fibromas pueden impedir que una mujer quede embarazada naturalmente.

¿Dónde crecen los fibromas uterinos?

La mayoría de los fibromas crecen en las paredes del útero. Los profesionales de la salud dividen a los fibromas en tres grupos, dependiendo de donde crecen:

• Fibromas submucosos, que crecen justo debajo del revestimiento interno del útero.

• Fibromas intramurales, que crecen entre los músculos del útero.

• Fibromas subserosos, que crecen afuera del útero.

¿Cuáles son los síntomas de los fibromas uterinos?

Muchas mujeres con fibromas uterinos no tienen síntomas. No obstante, los fibromas pueden causar los siguientes síntomas:

• Períodos menstruales dolorosos o con mucho sangrado

• Sangrado entre los períodos

• Sentimiento de “hinchazón” o inflamación en la parte inferior del abdomen, a veces llamado “presión pélvica”

• Necesidad de orinar frecuentemente (que resulta de la presión del fibroma sobre la vejiga)

• Dolor durante las relaciones sexuales

• Dolor en la parte inferior de la espalda

• Problemas reproductivos, como la infertilidad, múltiples abortos espontáneos, y comienzo prematuro del parto durante un embarazo.

• Las mujeres que han dado a luz parecen tener menos riesgo de fibromas uterinos. Pero, como no sabemos qué causa los fibromas, tampoco conocemos qué aumenta o disminuye su riesgo.

¿Si tengo fibromas uterinos, significa que necesitaré una histerectomía?

La histerectomía (extirpación del útero) no es la mejor opción para todas las mujeres que tienen fibromas uterinos. Si usted desea tener hijos, entonces querrá evitar este tratamiento.

De la misma manera, si usted no tiene síntomas de fibromas uterinos, o si sus fibromas son pequeños, podría tener mejores resultados con medicamentos para el dolor o con tratamientos hormonales. Los médicos también están examinando tratamientos quirúrgicos menos invasivos, en los que se salva al útero.

¿Pueden los fibromas uterinos resultar en cáncer?

Los fibromas uterinos no son cancerosos. Los fibromas no están asociados con el cáncer y rara vez se vuelven cancerosos (en menos del 0.1 por ciento de los casos). El tener fibromas tampoco aumenta el riesgo de cáncer uterino.

¿Desaparecen alguna vez los fibromas uterinos?

En la mayoría de los casos, los fibromas dejan de crecer o se encogen una vez que la mujer pasa por la menopausia. Sin embargo, este no es el caso de todas las mujeres.

DR .JOSE JAVIER SALVA GARAU, ESPECIALISTA EN OBSTETRICIA Y GINECOLOGIA

Mujer y Vida

Viajes y salud.
Noticias
Joven de 16 años inventa sensor para detectar cáncer en cincos minutos A los 15 años, Jack Andraka, un estudiante estadunidense de secundaria, l...
Curar el cáncer ha sido, es y seguirá siendo la gran batalla perdida del ser humano. O no. Unos científicos israelíes han anunciado que están a un pas...
Todo empezó hace unos 8 meses. El 14 de enero, mi marido y yo fuimos a nuestra primera consulta de Reproducción Asistida. Llevamos 4 años intentando s...
© Mujer y Vida (2011)